Contamos con un equipo enfocado en brindarte una atención cálida y un servicio excelente para que te sientas a gusto y disfrutes. Ubicado frente a la costanera del Lago San Roque y a metros de las sierras, el Portal es la antesala de todo lo que te gusta. Al increíble spa y pileta climatizada, los parques verdes y todas nuestras instalaciones, le sumamos el encanto de estar en el corazón de Villa Carlos Paz, a un paso de la zona de restaurantes y de todo.

Nuestras habitaciones y espacios comunes cuentan con una vista privilegiada al lago y a las sierras. Somos un ícono turístico del lugar, con más de 35 años de trayectoria, y cuidamos la calidad en cada detalle de tu estadía en nuestro hotel.

Nuestros diferenciales

Ventajas comparativas que nos distinguen y hacen únicos. La respuesta a la pregunta ¿por qué recomendamos que nos elijas?

UNA EXPERIENCIA INTEGRAL

  1.  VISTAS al Lago, a las Sierras y a la Costanera, y 300 días de sol
  2. Un predio con JARDINES, árboles añosos, amplios espacios verdes y TERRAZA, para respirar la calidad del aire de las sierras
  3. SPA: Circuito hídrico de 6 postas, sauna húmedo y sauna seco, gabinetes de masajes, zona de relajación y vistas panorámicas extraordinarias que invitan a la contemplación
  4. Piscina IN/OUT climatizada, con salida al exterior.
  5. Amenities: MICROCINE, GIMNASIO, Playón para  DEPORTES, Cancha de Paddle y SALÓN para EVENTOS
  6. KIDS club para los más chicos.
  7. RESTAURANTE, BAR y Desayuno americano buffet
  8. COCHERAS CUBIERTAS (sujetas a disponibilidad)
  9. Extraordinarias PROMOCIONES
  10. CALIDEZ Y TRADICIÓN ATEMPORAL. Un ícono turístico construido en materiales nobles y +35 años de trayectoria en el corazón de Villa Carlos Paz. Pioneros en Hospitalidad en el Valle.

Era el año 1983. Un intercambio simple, mínimo, pero con la fuerza de un cimiento, daba origen al Portal. “Me voy a Villa Carlos Paz a comprar un terrenito y a hacer unas cabañitas” había dicho Juan. “¿Y si construís el doble y nos asociamos?” había redoblado la apuesta Hugo. “Dale”. Pasarían tres años más hasta que la primera parte del hotel actual se inaugurara -superando por mucho la idea inicial de hacer cabañas-, pero aquella pequeña anécdota había pintado ya de cuerpo entero lo que sería la sociedad entre ambos fundadores.

En los primeros tiempos, la gente les decía que estaban “locos por construir un hotel de estas características en este lugar”. Ellos se habían hecho amigos en Rosario, su ciudad natal, y con el nuevo proyecto entre manos se dividieron las tareas. Mientras Hugo desde allá llevaba lo administrativo, Juan instalado en tierras cordobesas se ponía al frente de la obra primero y de la gestión del hotel después.

El Portal se volvió parte de sus vidas y las de sus familias. Y creció mucho más de lo que habían imaginado hasta convertirse en el primer hotel de cuatro estrellas del lugar, al que los estudiantes de turismo acudían para hacer sus prácticas. Como habitando su propio sueño, Juan vivía el hotel: desde temprano, era posible verlo atendiendo a todos los detalles, regando las plantas, o con el delantal puesto en la cocina que lo fascinaba especialmente. No importaba que no fuera común encontrar al dueño de un lugar tan grande haciendo estas cosas…

Otras veces, permanecía estratégicamente sentado en una mesa próxima a la recepción donde recibía amigos mientras escuchaba muy interesado todo lo que ocurría a su alrededor. Tal vez por esta costumbre, ¡dicen que siempre se enteraba de todo!

“El Portal es una obra emblemática en la ciudad, significa el logro de haberlo construido y haberlo llevado adelante”, da cuenta con orgullo Hugo. Y resalta: “Lo importante, sin embargo, no es lo que hicimos sino cómo lo hicimos. Fue una sociedad ejemplar, donde cada uno miraba por el otro y no su propio ombligo”.

Nuestros fundadores crearon junto a los empleados del Portal una gran familia ampliada y nos transmitieron su esencia. Hoy Natalia, Gustavo y David -pertenecientes a la segunda generación- llevan adelante el hotel con el mismo espíritu, tradición y honestidad que ellos dejaron como legado.

Huéspedes felices

Muy buena la estadía . Excelente su atención . Super confortable el hotel ! Gracias !

Liliana

Muy bello el edificio y el entorno!! belleza natural. Destaco el servicio del restaurant y la comida y la atención del personal en general.

Beatriz

Hermoso lugar!

Karina

Excelente atención, todos muy amables, el SPA, fuera de serie, la pileta climatizada super original, REALMENTE MUY RECOMENDABLE. Mención especial para Juan, que nos sirve el desayuno y la profesionalidad de las chicas del SPA.

Analía

Me pareció muy bueno el hotel, no lo conocía antes, bastante cómodo y con muchas instalaciones para disfrutar, el desayuno muy bueno, recomendadisimo, espero volver pronto.

López

Excelente el servicio del personal, destacado por la calidad humana de los chicos del restaurante y los de recepción. Una hermosa estadía.

Valeria

Hacé tu reserva

Check In

Check Out

Adults